¿Sabes lo que son las fichas de estudio? ¿Has utilizado alguna vez este tipo de recurso para aprender de forma más rápida, eficiente y entretenida? Las fichas de estudio, también llamadas flashcards o tarjetas para memorizar, son un recurso creativo y muy útil para motivarte mientras estudias. La principal ventaja de las fichas de estudio es que te permiten:

  1. Avanzar más deprisa cuando estudias.
  2. Retener todos los datos importantes más deprisa.
  3. Memorizar de una forma entretenida activando tu mente más allá de la lectura.
  4. Mejorar los resultados gracias a que consolidan lo que ya sabes.
  5. Mantener una actitud positiva y animada en procesos de estudio prolongados.
  6. Agilizar el estudio y hacer los repasos divertidos.

Las fichas de estudio se parecen bastante a las tarjetas que utilizaría el presentador de un concurso de preguntas. En uno de sus lados aparece el concepto y en el otro la respuesta. Se pueden utilizar para todo tipo de materias de estudio y son una de las formas más entretenidas de aprender y consolidar conocimientos. Pueden utilizarse tanto para estudiar en solitario como para apoyarse con otro estudiante o incluso alguien que no conozca el tema pero quiera echarnos una mano.

como hacer fichas de estudio

¿Qué son los métodos y técnicas de creación? Estos son los mejores

Las fichas de estudio son algo muy sencillo pero también muy eficaz. Esto se debe a que activan nuestra memoria más aguda, estimulándola a través de diferentes sentidos gracias a que combinan la información escrita con otros elementos audiovisuales cuando por ejemplo las lees en voz alta o las resaltas con colores específicos. A continuación veremos cómo aplicar algunas de las principales técnicas de estudio a las fichas.

Usar reglas mnemotécnicas para las tarjetas de estudio

Usar reglas mnemotécnicas para las tarjetas de estudio

Crea tus propias “versiones” con los datos importantes que necesites recordar ¿Cómo diferenciar una estalactita de una estalagmita? Porque las letras que “suben” y “bajan” en cada una de las dos palabras están dadas la vuelta. Para la estalactita tenemos “t” aunque cuelga hacia abajo, y para la estalagmita tenemos “g” aunque ésta es la que sube hacia arriba.

  • Haz frases chocantes y que aunque resulten absurdas sean fáciles de recordar. Un ejemplo “clásico” de cómo hacerlo es la frase que se utiliza para recordar los nombres de los autores del teatro griego: “Eurípides no me Sófocles que te Esquilo”.
  • Utiliza acrónimos, creando frases con las iniciales o las primeras sílabas de lo que necesites recordar.
  • Crea mini grupos de información para fragmentar lo que necesites recordar. Esto puede resultarte útil si por ejemplo necesitas recordar una fórmula muy larga. Agrupa los símbolos en tandas y escribe éstas teniendo en cuenta la estructura que has diseñado, para asegurarte de que todo está en su lugar.
  • Compón un pequeño poema (rimas) o utiliza la melodía de una canción pegadiza para recordar una frase exacta, por ejemplo el título de una ley.
  • Encadena datos creando tu propia secuencia lógica, para que cada uno de ellos te lleve al siguiente. Esto puede funcionar creando una historia o trazando conexiones subjetivas, con asociaciones.
Técnica Pomodoro

Técnica Pomodoro

Básicamente se trata de ser conscientes de los momentos en que nuestro cerebro es más receptivo a recibir información y fijarla. Así es posible organizar las distintas actividades que realizamos durante una sesión de estudio intensivo, rentabilizando mejor nuestras capacidades en los picos y empleando los momentos de mayor cansancio del cerebro para organizar apuntes u otras actividades menos exigentes.

La técnica Pomodoro es una técnica de estudio intensiva, pensada para avanzar memorizando rápidamente, no para llevar a cabo actividades creativas. Por eso es el contrapunto perfecto para organizar una sesión de estudio con fichas de estudio. Organiza tus tacos de fichas por temas y asigna a cada uno de ellos un pomodoro.

Según lo analizado por el creador de esta técnica, nuestro cerebro funciona mejor en periodos de estudio cortos y de alta intensidad, alternados con breves intermedios de descanso. Poner en práctica la técnica Pomodoro requiere de:

  1. Organización. Necesitas un sitio donde estar cómodo y completamente aislado para poder concentrarte, y haber seleccionado y preparado previamente lo que vas a estudiar en esa sesión.
  2. Lista de prioridades. Enumera las diferentes actividades que tienes que realizar en esta sesión y ordénalas según su importancia. En este caso se trataría de hacer unos cuantos grupos de tacos de fichas para memorizar, con los temas más importantes que tienes que aprender.
  3. Cronómetro. Organiza el tiempo en pomodori o sesiones de 25 minutos, tras las cuales debes dejar 5 minutos en blanco. Cuando lleves 4 pomodori (2 horas) el siguiente descanso tendrá que ser de 20 a 30 minutos, en lugar de los 5 minutos habituales.

Técnica Feynman

La técnica de estudio Feynman es en realidad una técnica de memorización rápida que utiliza el lenguaje coloquial como principal herramienta. Tiene cuatro pasos y básicamente se trata de que, para poder llegar a comprender algo en profundidad, lo verbalices con tus propias palabras como si se lo explicases a otra persona.

  1. Concepto. Identifica cuál es el concepto que vas a memorizar y escríbelo. Esta sería la cara principal de tu ficha de estudio.
  2. Desarrollo. Escribe la definición, palabras, clave, fechas, datos… Todo lo que necesites para comprender el concepto, en el reverso de tu ficha de estudio.
  3. Explicación. Utiliza la ficha como apoyo para explicar el concepto en voz alta. Lo mejor es que te imagines que estás ante un público que te escucha.
  4. Corrección. Identifica en qué has fallado o qué te falta, para resaltarlo o incluirlo en tu ficha

Para asegurarte de que realmente has conseguido memorizar todo lo que necesitas, vuelve a reescribir la ficha. Si estás estudiando para un examen con preguntas a desarrollar, completa la sesión haciendo un ensayo en el que desarrolles el tema completo. Podrás cronometrarte y ver si de verdad puedes responder a la pregunta en el tiempo que te marquen durante la prueba.

Aplicaciones y programas para crear fichas de estudio

Aplicaciones y programas para crear fichas de estudio

Si el bricolaje no es lo tuyo, puedes utilizar un programa para crear fichas de estudio, como por ejemplo GoConqr, Quizlet, Cram (en su versión española Memorizar), Tinycards de Duolingo o Flashcard Machine. En general, todos estos programas tienen una versión de escritorio y otra móvil, con una interfaz bastante sencilla y cómoda, aunque algunos solo están disponibles en inglés.

  1. Cram (Memorizar) es una plataforma en inglés para crear fichas de estudio, que tiene una versión reducida en español. Ofrece tarjetas por categorías y temas, que puedes leer y también escuchar. Pero a diferencia de GoConqr no permite añadir imagen.
  2. Flashcard Machine está en inglés y te ofrece la opción de crear tus tarjetas o utilizar las suyas (tiene una biblioteca temática muy extensa). Su gran ventaja frente al resto es que permite añadir tanto imágenes como audios.
  3. GoConqr es una de las app de fichas de estudio más populares porque además de especializar sus plantillas por temas y niveles de estudio, permite crear grupos con otros alumnos y profesores. Tiene opción de añadir imagen y crear cursos para organizar las fichas.
  4. Quiztel es de pago, aunque tiene una demo gratuita que se puede usar con anuncios. Esto no acaba de convencernos, porque cuando necesitas estar concentrado no puedes sufrir la interrupción del anuncio de turno. Su gran ventaja es que en la versión de pago puedes utilizarla sin conexión a internet y añadir imágenes.
  5. Tinycards de Duolingo presenta la gran ventaja de que es capaz de “preguntarte” a partir de los datos que hayas introducido en las fichas de estudio que crees con su aplicación. También permite ver las fichas que han hecho otras personas.
Cómo hacer fichas de estudio a mano

Cómo hacer fichas de estudio a mano

Lejos de lo que pueda parecer, las fichas de estudio hechas a mano no requieren de grandes dotes artísticas. Aunque los colores y recortes no sean lo tuyo, enseguida te darás cuenta de que mientras las confeccionas te estás relajando sin perder tiempo de estudio. Por supuesto que también pueden imprimirse e incluso crearse directamente a través de un software específico, pero está comprobado que las flash cards hechas a mano son mucho más efectivas a la hora de retener información y agilizar nuestra memoria cuando se nos plantea una pregunta.

Fichas de estudio que funcionan

Fichas de estudio que funcionan

La eficacia de este recurso para memorizar depende en gran medida de cómo esté hecha la ficha. Perder un poco de tiempo en su diseño merece la pena, porque la diferencia en los resultados será importante. Sin embargo, no todo funciona para todos igual y enseguida te darás cuenta de que, por ejemplo, por alguna razón memorizas mejor las fichas en cartulina amarilla que las blancas. Estos son algunos consejos para hacer fichas de estudio que funcionen:

  1. No empieces por las fichas. Aunque resulta muy tentador, necesitas leerte los temas antes de empezar a hacer unas fichas que de verdad se ajusten a los contenidos y te sirvan para ir de menos a más, o se te quedarán cosas por el camino.
  2. Sintetiza la información. Para asegurarte de que tus fichas tienen todo lo importante, tienes que ser tú mismo quien adapte los contenidos al formato de las fichas. Este proceso es una parte trascendental a la hora de memorizar y hacer que las fichas resulten verdaderamente útiles.
  3. Haz tus propias fichas. Las fichas de estudio son algo muy personal. Además, fijan los datos en tu cabeza desde el momento en que las confeccionas, así que si reutilizas las fichas de otra persona te estarás privando de este extra de eficacia.
  4. Estimula tu cerebro. El diseño que utilices en las fichas puede ser otro recurso para memorizar. Por ejemplo, si usas diferentes colores de fichas para cada tema, te estarás asegurando, de una forma instintiva, de que tu cerebro no mezcle contenidos.
  5. Sé subjetivo. Se trata de utilizar la intuición y todo lo que esté a tu alcance más allá de la pura lógica para avanzar estudiando, así que cualquier “truco” debe ser bienvenido. Puede tratarse de algo tan básico como la Conferencia de París representada por la Torre Eiffel o de un guiño personal que sólo tú entiendas. El caso es que funcione para acordarte.
  6. Individualiza los conceptos. Dedica una sola ficha a cada concepto, porque de no hacerlo es muy probable que termines por mezclar las cosas. Una vez que tengas cada tema “parcelado” por conceptos, asegúrate de mantener agrupadas todas sus fichas, ordenándolas de manera que te sirvan para crear un esquema en tu cabeza.
  7. Utiliza el humor. Recordar con chistes, rimas divertidas, frases chocantes y otras “tonterías” es una manera de memorizar manteniendo la moral alta.

¿Qué plantillas de diseño puedes utilizar para las fichas de estudio?

Crear fichas de estudio con diferentes combinaciones de letras y colores puede parecerte una pérdida de tiempo, pero es una fórmula eficiente para mantener tu cerebro alerta. 

Comprar fichas de estudio pre cortadas o marcadas para escribir puede ser una forma de ahorrar tiempo y dotar de uniformidad a tus fichas, con la gran ventaja de que podrás mantenerlas ordenadas más fácilmente. Si no quieres depender de las tarjetas compradas, también puedes crear tu propia plantilla de fichas de estudio para imprimir y utilizarla siempre que lo necesites. Estos son los distintos elementos del diseño de las tarjetas que puedes variar:

  • Fuentes
  • Colores
  • Tamaño de letra
  • Otros recursos gráficos

Dibujar o incluir imágenes en las fichas es una excelente manera de salir de la monotonía y ayudar a tu memoria. Para muchos esto podría resultar algo frívolo o incluso infantil, pero lo cierto es que supone un refuerzo visual para lo que estás memorizando. Además de hacer del estudio algo mucho más entretenido.

Aunque no lo hemos mencionado, obviamente organizar las fichas de estudio es una parte muy importante del proceso. Las fichas deben guardarse ordenadas y lo mejor es agruparlas por temas. Una manera de mantenerlas siempre en su sitio es hacer tacos (por ejemplo con una goma) y colocar todos los tacos sobre un mismo tema en una caja o clasificador. Esto te permitirá por un lado mantener una buena economía de fichas estudio y por otro poder recurrir a ellas siempre que necesites un repaso urgente. 

ejemplos - fichas de estudio

¿Cómo son las fichas de estudio? Ejemplos

Hay tantos tipos de fichas de estudio como temarios. Aunque todas presentan la misma estructura básica (con la respuesta por un lado y el tema de la pregunta por el contrario), en realidad se pueden crear fichas de varios niveles diferentes para estudiar la mima cosa. Todo depende del nivel de profundidad que necesites alcanzar y de si estás empezando a memorizar o si se trata de un repaso sobre algo que ya estudiaste hace tiempo.

  1. Definiciones. En la cara principal de la ficha de estudio colocas el nombre, ley, autor, movimiento filosófico… que vas a describir y en el otro la definición exacta. Es mejor usar pocas frases cortas y destacar una palabra clave en cada una de ellas. De esta manera te aseguras de que no se te olvide ninguna.“Antonio Machado (1875-1939).”

“Poeta de la Generación del 98. Su obra inicial modernista evolucionó hacia el intimismo simbolista de rasgos románticos. Fue alumno de la Institución Libre de Enseñanza y murió en el exilio a causa de la Guerra Civil Española. También escribió obras en prosa y teatro con su hermano Manuel

1912 – Campos de Castilla
1924 – Nuevas canciones
1933 – La tierra de Alvargonzález
1937 – La Guerra”

  1. Fórmulas. Dependiendo de la materia de estudio (matemáticas, física, química, económicas…) es posible que necesites aclarar algunas partes o símbolos de la fórmula en la parte posterior de la ficha. En la delantera debe aparecer siempre el nombre y la fórmula completa.
    “Área del círculo”

    : área
    : Pi (3,1416)
    : radio

El área del círculo (igual a Pi por el radio al cuadrado) es el número de unidades cuadradas dentro del círculo.”

  1. Fechas. Coloca la fecha en la cara principal de la ficha. En el otro lado, además del momento al que se refiere, puedes incluir alguna pequeña aclaración o guiño que te ayude a memorizarla.“1492”
    “Colón llega a América en su primer viaje.¡Santa María qué Pinta tiene la Niña!”
  2. Legislación. El nombre y la referencia de la ley deben aparecer en la cara principal de la ficha y en el anverso, para poder memorizar la ley, parcela la información y resalta las palabras clave o los términos más reconocibles.“Artículo 1 de la Constitución española de 1978”“España se constituye en un Estado social y democrático de Derecho, que propugna como valores superiores de su ordenamiento jurídico la libertad, la justicia, la igualdad y el pluralismo político.
    La soberanía nacional reside en el pueblo español, del que emanan los poderes del Estado.
    La forma política del Estado español es la Monarquía parlamentaria.”
  3. Datos. Los acrónimos y otras reglas mnemotécnicas dentro de esta categoría son la mejor forma de asegurarte de recordar datos.
    “Fila proximal y distal del carpo”
    “Fila proximal del carpo: escafoides, semilunar, piramidal, pisiforme.
    Fila distal del carpo: trapecio, trapezoide, grande (hamato), ganchoso.
    Esa Señora Pide Pizza… Traigan, Traigan, Huele Grandioso»

Las fichas para memorizar temas a desarrollar deben ser bastante más extensas que las que simplemente se dedican a datos concretos, pero es importante que sean lo más concisas y sintéticas que se pueda. Recuerda que una ficha no es el lugar para escribir un tema completo, sino los datos y la estructura que nos servirán para desarrollar el tema en el momento del examen.

¿Se pueden usar las mimas fichas para estudiar y repasar? Desde luego que sí. De hecho, las mejores fichas son las que sirven durante todo el proceso de estudio. Sin embargo, cuando se trata de sesiones de estudio muy prolongadas, quizá necesites crear fichas técnicas de estudio, específicas para repaso. Esto sucede sobre todo cuando estudias para un examen anual o para una oposición. En realidad, el momento de volver a ponerte manso a la obra y “reescribir” una ficha de repaso puede servirte para afianzar aún más conceptos que estudiaste hace semanas o meses.

Cómo realizar fichas de estudio para sintetizar

Es el tipo de ficha que haces cuando acabas de leerte el tema, ya tienes claro de qué va pero necesitas quedarte con los conceptos, fechas y terminología. En estas primeras fichas se trata sobre todo de conseguir hacer tuyo el lenguaje específico y dominar la estructura del tema, sin preocuparse todavía por profundizar.

¿Para qué sirven las fichas de estudio de síntesis? Para hacer un esquema del tema a desarrollar, asegurándote de que no se te olvidará nada y de que el profesor podrá ver que, incluso si no te da tiempo a redactarlo todo, te lo sabes.

Cómo hacer fichas de estudio para memorizar

Las fichas de estudio para memorizar son las más habituales. Si solo vas a trabajar con una clase de fichas, será con éstas. En su conjunto, contienen todos los datos necesarios para desarrollar un tema al detalle. A la hora de repasar con otra persona, son las más útiles, ya que pueden utilizarse incluso con alguien que nunca haya oído hablar sobre lo que estamos memorizando.

Qué son las fichas de estudio para repasar

Son las fichas más escuetas y también más personales, porque además de contener la información esencial se encargan de hacer hincapié en aquellos datos en los que sueles fallar. Cuando haces una ficha de estudio de repaso, en realidad te estás preguntando a ti mismo el tema por escrito. Luego te autocorriges y remarcas lo que te falta o está incorrecto para asegurarte de que lo incorporarás en el siguiente repaso.

¿Necesitas ayuda con tu trabajo?

¡No dejes pasar más tiempo antes de la fecha de entrega!

Pide ahora presupuesto sin compromiso, cuesta menos de lo que te esperas. Respondemos en solo unas horas y si te interesa empezamos de inmediato.

Rellene el formulario de pedido
Enlaces de interés

Continuar leyendo

Nuevos artículos en el blog