Necesitas redactar un texto original y estás pensando en contratar los servicios de escritura de un profesional para que lo escriba por ti? En este artículo comparamos las ventajas, inconvenientes y problemas de:

  1. Contratar un trabajo de escritura con una agencia de servicios de redacción.
  2. Encontrar a un freelance que pueda hacer el trabajo.
  3. Ponerte manos a la obra y hacerlo tú mismo.

Analizaremos cada una de estas tres opciones a las que los estudiantes tienen que enfrentarse cuando su capacidad se ve sobrepasada por la acumulación de entregas de trabajos académicos.

En Aprobare.es somos profesionales de la redacción académica con años de experiencia. Nuestro servicio de escritura es completamente legal, porque no somos autores. Asesoramos a nuestros clientes en la realización de tareas, trabajos y proyectos, ofreciéndoles modelos originales. Tú eres el propietario de los textos que te proporcionamos con ese fin quién decide qué uso darles.

Como trabojamos? Aprobare.es

Servicios de escritura con una agencia de redacción

Contratar los servicios de redacción de una agencia de escritura académica es siempre la opción más sencilla, rápida y segura, aunque puede que no la más barata.

  • Pro: Más rápido. Tú solo tienes que preocuparte por hacer el encargo dándoles todos los detalles y requisitos.
  • Pro: Textos escritos por titulados superiores en el mismo área de conocimiento.
  • Pro: Selección del profesional mejor preparado para escribir sobre tu tema, por un equipo que cuenta con una amplia base de titulados entre los que elegir.
  • Pro: Total discreción y garantía de privacidad.
  • Pro: Opción de contratar el trabajo completo, no solo los servicios de escritura: confección de gráficos, búsquedas bibliográficas, realización de presentaciones, traducciones…
  • Pro: Con servicios adicionales como el control de calidad (revisión de otro redactor profesional) y el escaneado antiplagio, incluidos en el precio total.
  • Pro: Incluye los cambios realizados por el profesor/tutor en las revisiones.
  • Pro: Garantía de entrega a tiempo.
  • Pro: Presupuesto cerrado, sin sorpresas de última hora.
  • Pro: Avalado por las opiniones de cientos de estudiantes.
  • Contra: Puede resultar más caro que si contratas tú mismo a un freelance.

¿Por qué es una buena/mala opción?

Las agencias de redacción tienen la gran ventaja de que empiezan a escribir tu trabajo de inmediato y con un precio cerrado. No necesitas pasar días buscando y comparando a alguien que sepa sobre el tema de tu trabajo académico.

¿Qué riesgos implica?

Prácticamente ninguno. La gran ventaja de contratar una agencia de escritura es que no tienes que preocuparte porque el redactor se vaya “a chivar”. El profesional que redacta tu texto no tiene tus datos ni está en contacto contigo: todo se hace a través de un gestor personal.
Tampoco cabe la posibilidad de que te cuelen un trabajo copiado, o un “cortapega”. Los textos se escriben desde cero y luego se pasan por un software de detección de plagio (con un informe que te entregan junto al trabajo).

¿Hay garantía de entrega a tiempo?

Este tipo de empresas tienen mucha demanda y valoran su reputación: no se arriesgan a aceptar trabajos que no pueden entregar a tiempo, y en caso de que el redactor asignado falle, ellos mismos se encargan de incorporar a otro redactor al trabajo corriendo con los gastos que esto pueda ocasionar.

¿Cuánto cuesta?

Puedes hacerte una idea del precio utilizando su lista de tarifas por página en función del tipo de trabajo que necesitas. Sus presupuestos son cerrados y aunque en general son más caros, también es cierto que ofrecen una serie de garantías y servicios adicionales importantes.

Trabajos de estudiantes escritos por freelances

Trabajos de estudiantes escritos por freelances

Contratar una redacción de trabajos estudiantiles freelance puede ser una opción más barata, aunque implica algunos riesgos y esfuerzos adicionales para el alumno.

  • Pro: Pagas menos.
  • Contra: Sin garantías en caso de que el redactor falle.
  • Contra: Sin escaneado antiplagio.
  • Contra: Sin control de calidad.
  • Contra: Sin protocolos que protejan tu privacidad y anonimato.
  • Contra: El freelance puede atribuirse la autoría de tu trabajo y llegar incluso a denunciarte públicamente.

¿Por qué es una buena/mala opción?

Tendrás que ser tú mismo quien localice a la persona con los conocimientos, herramientas y capacidades necesarios para escribir sobre el tema de tu trabajo. Esto puede llevarte bastante tiempo. Por otro lado, si te deja tirado, no responde a tus expectativas o te exige más dinero, no tendrás opción.

¿Qué riesgos implica?

En primer lugar, solo tienes la palabra de esta persona de que puede escribir tu trabajo, lo hará bien (cumpliendo los requisitos, sin “cortapegas”, con la estructura necesaria y consultando toda la bibliografía que haga falta) y te lo entregará en fecha. Y nadie te asegura que no le vaya a decir a alguien que te está haciendo el trabajo.

¿Hay garantía de entrega a tiempo?

Solo su palabra.

¿Cuánto cuesta?

Puede parecer más barato en el precio final, pero en realidad es más caro porque no incluye los servicios adicionales y garantías de calidad que sí te da una agencia de escritura de trabajos académicos. Además, corres más riesgos.

Trabajos académicos realizados por el propio alumno

Trabajos académicos realizados por el propio alumno

Así es como se han hecho los trabajos académicos tradicionalmente y en realidad es la mejor forma de completar tu formación. Sin embargo, dado el rumbo que actualmente han tomado las enseñanzas superiores, hacer trabajos no siempre implica aprender con ellos. Cuando se trata de un requisito obligatorio para conseguir el título, entregar a tiempo debe ser tu prioridad.

  • Pro: Es parte de tu formación académica.
  • Contra: Puede que tu tutor/director/profesor no esté disponible para ti.
  • Contra: Tendrás que informarte sobre cómo se hace un texto académico, lo que supondrá una carga adicional a la realización del trabajo.
  • Contra: Es posible que pese a tus esfuerzos no consigas resultados, bien porque el trabajo no esté bien hecho o porque no consigas entregarlo en fecha.

¿Por qué es una buena/mala opción?

Tendrás que dedicarle tiempo y esfuerzo, algo que en determinadas circunstancias no todos los alumnos tienen. Tampoco es la opción más barata: investigar implica una serie de recursos, viajes y herramientas en las que tendrás que invertir (además de tu propio tiempo).

¿Qué riesgos implica?

Muchos estudiantes se ven sobrepasados por el cúmulo de exámenes finales, tareas, prácticas y trabajos. Todo a la vez. Además, se encuentran con que sus tutores son meramente nominativos y no saben nada sobre cómo se escribe un trabajo académico, cómo hay que citar o qué bibliografía deben referenciar.

¿Hay garantía de entrega a tiempo?

Depende de ti y las circunstancias.

¿Cuánto cuesta?

Puede que pienses que es gratis, pero no lo es. Además de tu tiempo tendrás que invertir en visitas a la biblioteca, herramientas para realizar la investigación, recursos pagados como el acceso a fuentes, programas informáticos especializados, revisión profesional de traducciones y escritura…

Continuar leyendo