La publicación de los datos que hemos obtenido y analizado es una de las partes más importantes de un trabajo de investigación: confirman la hipótesis que lanzamos inicialmente y determinan la conclusión y las posibles vías de investigación para el futuro. Además, dependiendo de si los datos de nuestra investigación coinciden o contrastan con los de la literatura científica (bibliografía) consultada, es posible iniciar una discusión profunda sobre la aportación de la investigación a una determinada materia.

La publicación de los resultados de una investigación es una parte esencial dentro del sistema científico actual. A través de su difusión (principalmente en textos escritos, pero también mediante comunicaciones y conferencias), los datos obtenidos pasan a formar parte del acervo cultural público y pueden ser conocidos y utilizados por otros investigadores en el progresivo avance de la ciencia.

Una investigación descontextualizada u ocultada a la cadena científica rompe con su principal objetivo: la creación de conocimiento. Ningún trabajo es completamente inédito y, de ser ignorado, no podrá producir ninguna aportación al conocimiento científico colectivo, resultando inútil en la práctica.

¿Cómo hay que presentar los resultados de una investigación científica?

  1. Todos los trabajos académicos deben ser rigurosos a la hora de presentar los resultados de la investigación. De hecho, esta es una de las condiciones para que una investigación se considere científica. La mejor forma de hacerlo es incluir los datos dentro de las siguientes partes de la estructura del texto, siguiendo una secuencia lógica:
  2. En la Introducción, en la parte donde mencionamos la Metodología, explicaremos cómo hemos recopilado y analizado los datos, incluyendo (si procede) qué trabajos anteriores hemos utilizado como referente para este proceso.
  3. En el cuerpo del texto o capítulos desarrollaremos el análisis de los datos, que nos llevará a la hipótesis.
  4. Si es necesario, en los anexos incluiremos los datos objetivos que hemos obtenido. Esto se hace cuando por su extensión no es posible incluirlos dentro del cuerpo del texto donde los analizamos.
¿Cuál es la forma correcta de publicar hipótesis en investigación científica?

¿Cuál es la forma correcta de publicar hipótesis en investigación científica?

¿Cómo hay que redactar los resultados de una investigación para que resulten útiles a la vez que apoyan nuestra hipótesis? 

  • De manera concisa, centrándose en solo en aquellos datos en torno a la hipótesis.
  • Coherentemente, incluyendo tanto los resultados que apoyan como aquellos que pudieran refutarla.
  • Con un orden riguroso y una presentación transparente, para que puedan ser consultados por otros investigadores.

En las investigaciones bien hechas, la cantidad de datos obtenidos suele superar las expectativas iniciales y es habitual que vayan más allá de la hipótesis planteada. Lejos de ser un problema, esto permite a los autores especializar su investigación actual, al mismo tiempo que generan nuevas posibilidades de investigación para el futuro.

En la práctica, solo hay que analizar los datos en pos de la hipótesis planteada, informando únicamente de los resultados conseguidos a este respecto: tanto si apoyan como si refutan la hipótesis. En el caso de investigaciones con dos grupos (experimental y de control), deben incluirse ambos. El resto de datos que puedan llegar a generarse pueden mencionarse, pero no es necesario incluirlos pormenorizadamente.

¿Dónde y cómo se publican los resultados de una investigación?

¿Dónde y cómo se publican los resultados de una investigación?

Para publicar los resultados de una investigación hay que presentarla (habitualmente dentro de unos plazos y cumpliendo con unas normas de edición) al comité evaluador de una revista científica. Actualmente esto se hace a través de correo electrónico y es posible consultar los plazos de recepción de artículos en las normas de la revista y en sus números anteriores.

Tras la presentación del artículo, si este es aceptado se lleva a cabo una evaluación por pares ciegos. Eso significa que el artículo se entrega a investigadores independientes de la misma área temática, que colaboran con la revista comprobando que la investigación está bien realizada y presentada. Antes de proceder a su publicación, es probable que se sugieran al autor algunos cambios y se le realicen algunas consultas aclaratorias.

¿Cuál es la forma más óptima de divulgar los resultados de una investigación?

  1. Respondiendo a la hipótesis. Hay que aludir tanto a aquellos datos que la refuerzan como a aquellos que van en su contra.
  2. De forma objetiva. Los datos deben presentarse ordenados, facilitando su consulta y redundando en la transparencia de la investigación para consolidar su credibilidad.
  3. Categorizando los resultados. Para ello hay que dar prioridad a lo más importante y reforzarlo tanto en el texto como en las imágenes del artículo.
  4. Con claridad. Serán bienvenidos todas las herramientas como figuras, tablas o gráficos que ayuden a clarificar los resultados y puedan añadir un valor adicional para su comprensión.
  5. Brevemente. Los datos tienen que centrarse exclusivamente en la hipótesis para ceñirse al tema específico que estamos investigando. Esto redundará en la especialización del estudio y su profundización sobre el tema.
  6. Diferenciando entre datos y resultados. Los primeros se obtienen objetivamente a partir de la aplicación de una metodología, mientras que los segundos son el resultado del análisis de los datos y forman parte de la discusión.
  7. Aclarando el tipo de investigación realizada a partir del análisis de los datos (cualitativa o cuantitativa).
  8. En pasado. El tiempo verbal utilizado para la redacción del artículo debe ser pasado porque la investigación es el resultado de un trabajo ya realizado.
  9. Aclarando cualquier posible confusión y dejando, cuando sea necesario, cuestiones abiertas.
  10. Incluyendo también los resultados negativos, contradictorios o que queden en duda. Esto, lejos de invalidar la investigación, dejará clara su minuciosidad y elevado nivel científico, redundando en su objetividad.

Añadir los puntos conflictivos que puedan surgir mientras intentamos apoyar una hipótesis es una de las formas más prolíficas de generar una discusión y aumentar la repercusión de una investigación. También deja claro que el autor ha valorado todas las opciones, y no solo aquellas que validan su postura.

¿Necesitas ayuda con tu trabajo?

¡No dejes pasar más tiempo antes de la fecha de entrega!

Pide ahora presupuesto sin compromiso, cuesta menos de lo que te esperas. Respondemos en solo unas horas y si te interesa empezamos de inmediato.

Rellene el formulario de pedido
Enlaces de interés

Continuar leyendo