Saber escribir una conclusión efectiva en un ensayo es una habilidad de un precio incalculable para cualquier escritor. La conclusión es el cierre final del texto, donde se resumen los puntos clave, se reafirma la tesis y se deja una impresión duradera en el lector. En este artículo, exploraremos la importancia de una conclusión efectiva, estrategias para iniciarla de manera impactante, consejos prácticos para redactarla persuasivamente y proporcionaremos ejemplos de cómo empezar la  conclusión. Esta guía te resultará útil tanto si tienes que redactar un ensayo como si tienes que hacer un TFM.

¿Por qué la conclusión es tan importante?

La conclusión de un ensayo es mucho más que una simple repetición de lo que se ha dicho en el cuerpo del texto. Una conclusión bien elaborada tiene ser capaz de consolidar la argumentación presentada y dejar una impresión duradera en el lector. Estos son algunos elementos clave que puede (y a veces debe) incluir una buena conclusión:

Mención de los puntos clave

Una buena práctica al redactar conclusiones es la de iniciar con la mención de los puntos clave discutidos a lo largo del ensayo. Con la repetición de estos puntos clave, se refuerza la comprensión general del tema y se demuestra la coherencia del texto. El lector debe poder seguir la línea de pensamiento del autor (es decir, tú) y encontrar una relación lógica entre todos los aspectos principales que se han tratado en el texto.

Recapitulación de los argumentos más destacados

Punto seguido al repaso de los puntos clave, se deben recapitular los argumentos principales expuestos en el ensayo. Esta es una de las partes más fundamentales e importantes en la redacción de una conclusión. Esta recapitulación implica recordar las evidencias y pruebas que respaldan la tesis y reforzar la validez de las afirmaciones realizadas. La importancia de la recapitulación de los argumentos principales fortalece la persuasión del ensayo y ayuda al lector a recordar la fuerza de la posición del autor.

Síntesis de los resultados

Aunque no siempre será el caso, si los ensayos están basados en investigaciones o estudios específicos, la conclusión es el apartado adecuado para sintetizar los hallazgos y/o resultados obtenidos. En esta parte del ensayo, puedes resaltar las conclusiones más relevantes y significativas, esto proporciona un cierre sólido y confiable al texto, por lo que es recomendable incluirlo en tu conclusión si procede.

¿Cuáles son las mejores estrategias para iniciar una conclusión?

Estrategias para iniciar una conclusión

Como ya hemos mencionado antes, el inicio de la conclusión es crucial, ya que es la parte más memorable del ensayo y en muchas ocasiones marca la diferencia entre una conclusión efectiva y una que deje al lector indiferente. Estas son algunas de las estrategias más efectivas que nosotros utilizamos para empezar una conclusión de manera impactante:

Usa una cita o referencia relevante

Las citas o referencias relevantes relacionadas con el tema del ensayo pueden ser un gran aliado a la hora de iniciar runa conclusión. Con una cita impactante es muy probable que captes la atención del lector y así se establezca un tono adecuado para el cierre del texto. Es clave que, para que esta estrategia funcione, que la cita sea relevante y refuerce la tesis de tu ensayo.

Planteamiento de una pregunta retórica

Otra estrategia que es muy común debido a su efectividad es la de plantear una pregunta retórica al inicio de la conclusión. Las preguntas retóricas invitan a la reflexión y pueden hacer que el lector se involucre emocionalmente en el tema. Esta técnica puede ser especialmente efectiva si la pregunta está relacionada directa o indirectamente con la tesis o el tema central del ensayo.

Propuesta de una nueva perspectiva

Otra manera de captar la atención del lector desde el primer segundo es proponer una perspectiva novedosa o una idea provocativa relacionada con el tema del ensayo. Si planteas una nueva forma de ver el problema o una posible solución innovadora, es muy probable que el lector quiera descubrir más sobre tu propuesta y se mantenga el interés hasta el final del texto.

Los 4 pasos clave para empezar una conclusión

Pasos para empezar una conclusión

Ahora que ya sabes de la importancia de redactar una buena conclusión y conoces varias de las estrategias más efectivas para captar el interés del lector, ha llegado el momento de descubrir cuáles son los pasos que debes seguir para escribir una gran conclusión. Nosotros los hemos querido resumir en los 4 pasos siguientes:

1. Retoma la tesis

La mejor manera para empezar una conclusión es retomando la tesis del ensayo. Es uno de los recursos más sencillos pero también más efectivos, ya que proporciona coherencia y un cierre claro al texto. Pero ten en cuenta que cuando se presente la tesis, no se puede hacer de la misma manera en la que se hizo en la introducción. Intenta formularla de manera diferente, pero que sea claramente la misma tesis y evita la repetición exacta. Con ello lograrás también un toque de frescura y evitarás aburrir al lector con los mismos planteamientos presentados de manera idéntica.

2. Enfatiza los puntos clave

En la conclusión deben volver a aparecer los puntos clave que se hayan discutido a lo largo del ensayo. Este es un paso clave porque ayuda a consolidar la información y a resaltar los argumentos más relevantes que han reforzado tu tesis a lo largo de todo el ensayo. Además, permite recordar al lector lo que ha sido discutido previamente y proporciona cuerpo a la conclusión, dándole una estructura sólida al cierre del ensayo.

3. Da una perspectiva de futuro

Dependiendo del tema del ensayo, puedes ofrecer una visión hacia el futuro o proponer posibles soluciones. Esto puede ser especialmente útil si el ensayo aborda un problema o una situación actual. Al ofrecer una perspectiva positiva o una recomendación, se brinda una sensación de esperanza y/o conocimiento del tema. Además, también ayuda a un buen cierre del texto.

4. Invita a la reflexión

Por último, también dependiendo del tema del ensayo, puedes terminar la conclusión invitando a la reflexión. Animar al lector a seguir pensando en el tema o a tomar acciones basadas en la información que has presentado. La invitación a la reflexión deja una impresión duradera en el lector y le da un sentido de propósito al ensayo.

Nuestros consejos para redactar una conclusión persuasiva

Además de los pasos a seguir que hemos acabamos de mencionar, tenemos una serie de consejos que estamos seguros, te ayudarán a escribir una conclusión completa y persuasiva para tus trabajos universitarios o cualquier otro tipo de ensayo.

Sé claro y conciso

Una buena conclusión siempre debe ser clara y concisa. Evita a toda costa introducir nueva información en esta parte del ensayo o argumentos que no se hayan presentado previamente. En su lugar, enfócate en resumir lo que ya ha sido expuesto en el cuerpo del texto de manera clara y directa.

Evita introducir nueva información

¡Sí! Lo acabamos de mencionar, pero no es uno de los aspectos más importantes de una conclusión y muchas veces no se cumple. Como mencionamos anteriormente, la conclusión no es el lugar para introducir nuevos datos o argumentos. Si deseas incluir información adicional, asegúrate de hacerlo en el cuerpo del ensayo y no en la conclusión.

Destaca la importancia y las implicaciones de tus hallazgos

Si quieres una conclusión persuasiva que convenza al lector, debes destacar la importancia y las implicaciones de los hallazgos presentados en el ensayo. Explica por qué los temas tratados son relevantes y cómo pueden afectar a la sociedad, el medio ambiente, la educación o cualquier otro ámbito que sea relevante para el tema del ensayo.

¿Con qué frases para empezar una conclusión?

Frases para empezar una conclusión

Ahora que ya hemos visto la importancia de una conclusión efectiva y los consejos prácticos para redactarla, te dejamos una serie de frases que puedes utilizar para empezar una conclusión:

  • Tal y como hemos podido comprobar…
  • Aunque finalmente nuestra hipótesis no era cierta…
  • Tras el análisis, podemos deducir que…
  • Ahora que hemos visto todo lo anterior…
  • Para ilustrar mejor los resultados…
  • Gracias a todo lo anterior, podemos interpretar que…
  • En nuestra hipótesis inicial veíamos que…

Aunque te recomendamos empezar con frases más completas como las anteriores, si ninguna te convence o se amolda a tus necesidades siempre puedes hacer uso de las típicas coletillas:

  • «En resumen…»
  • «A modo de conclusión…»
  • «En definitiva…»
  • «Como hemos visto a lo largo del ensayo…»
  • «En conclusión, es evidente que…»
  • «En última instancia…»
  • «Para concluir este análisis…»
  • «En síntesis…»

Ejemplos de conclusiones

A continuación, presentamos algunos ejemplos de cómo podrías empezar una conclusión para diferentes tipos de ensayos:

Ejemplo de conclusión de un ensayo argumentativo sobre la contaminación

«Como sociedad, enfrentamos un gran problema: la contaminación. A lo largo de este ensayo, hemos analizado los principales problemas causados por la contaminación y las posibles soluciones. Sin embargo, la verdadera lucha apenas comienza…»

Ejemplo de conclusión de un ensayo expositivo sobre la importancia de la educación

«La educación es la base de un futuro próspero y una sociedad desarrollada. A lo largo de este ensayo, hemos explorado los diversos beneficios de la educación y su impacto en el desarrollo individual y colectivo. Es evidente que invertir en educación es una necesidad urgente…»

Ejemplo de conclusión de un ensayo persuasivo sobre el cambio climático

«El cambio climático es una realidad innegable que enfrentamos hoy en día. A lo largo de este ensayo, hemos presentado datos alarmantes y evidencias científicas que respaldan la urgencia de tomar medidas. El tiempo para actuar es ahora…»

Conclusiones finales

Tal y como hemos podido comprobar, escribir una buena conclusión para un ensayo es esencial para impactar al lector y convencerle de nuestra tesis. Una conclusión bien elaborada no solo resume los puntos clave y los argumentos principales, sino que también invita al lector a reflexionar sobre el tema y deja una impresión duradera. Utilizar estrategias para empezar una conclusión de manera impactante, como citas relevantes o preguntas retóricas, puede captar la atención del lector y mantener su interés hasta el final del texto.

Recuerda que una conclusión persuasiva debe ser clara y concisa y que debes evitar introducir nueva información, simplemente destaca la relevancia de los hallazgos. Limítate a seguir estos consejos y utiliza las frases adecuadas para empezar la conclusión.

Así que, ¡adelante! Ponte manos a la obra y comienza a escribir conclusiones. No importa si son conclusiones de un TFG o de un simple ensayo, sigue nuestros consejos y haz que tus conclusiones cautiven a tus lectores y dejen una huella perdurable en sus mentes. La conclusión es tu oportunidad para cerrar con broche de oro tu ensayo y demostrar todo tu talento.

Preguntas frecuentes

La conclusión es una parte esencial del ensayo, ya que proporciona un cierre efectivo y duradero al texto. Es la última oportunidad para dejar una impresión positiva en el lector y reforzar los argumentos presentados a lo largo del ensayo. Una conclusión bien elaborada sintetiza los puntos clave, recapitula los argumentos principales y ofrece una visión general de los hallazgos o resultados. Una conclusión negligente o mal redactada puede dejar al lector insatisfecho y restarle impacto al ensayo en su totalidad.

Para mantener el interés del lector durante toda la conclusión, es recomendable utilizar estrategias persuasivas al inicio, como una cita relevante, una pregunta retórica o una perspectiva novedosa. Estas técnicas llaman la atención del lector y lo motivan a continuar leyendo. Además, procura evitar repeticiones innecesarias y utiliza un lenguaje claro y conciso. Mantén el enfoque en los puntos clave y resalta la relevancia y las implicaciones de los hallazgos para mantener al lector interesado en el tema hasta el último párrafo.

No es recomendable introducir nuevos argumentos o información en la conclusión. Esta sección del ensayo debe ser un resumen y cierre de lo que ya se ha presentado en el cuerpo del texto. Introducir nueva información podría confundir al lector y debilitar la coherencia del ensayo. En lugar de agregar contenido adicional, enfócate en reafirmar y consolidar los argumentos principales, destacando su importancia y relevancia en el contexto del tema. Esto permitirá que la conclusión sea efectiva y persuasiva.

¿Necesitas ayuda con tu trabajo?

¡No dejes pasar más tiempo antes de la fecha de entrega!

Pide ahora presupuesto sin compromiso, cuesta menos de lo que te esperas. Respondemos en solo unas horas y si te interesa empezamos de inmediato.

Solicita presupuesto sin compromiso

    Tipo de trabajo*

    Personalizar tipo de trabajo *

    Asignatura *

    Personalizar materia o asignatura *

    Número de páginas *

    Fecha de entrega final*

    Nombre de usuario *

    Correo electrónico *

    Teléfono (+código de país)*